Passa ai contenuti principali

Post

Visualizzazione dei post da Settembre, 2016

Veintisiete

Septiembreenelsilencio queespoesíaperfecta paraaquellosqueaman paraaquellosqueesperan.

Amo

Serendipia perfecta fue encontrarte en medio del constante peregrinar de mi alma por aquellos caminos recónditos de mi conciencia. Dulce encuentro de amor en medio del misterioso futuro que deparaba la luna para aquel poeta que buscaba la inmortalidad. Placentera poesía que emana de tu mirada, tan clara como la luna, tan cándida como el sol. No soy merecedor de tanta hermosura, solo un plebeyo de tu majestuosidad.
Amo tus secretos, tus melancolías, tus lágrimas y tus sonrisas. Amo toda aquella paradójica mezcla de sentimientos y emociones que procrean en tu alma aquellas palabras que endulzan tu corazón. Amo todo aquello que es misterio en ti, pero que es sinónimo de grandeza. Amo todo aquello que significa la vida para tu ser. Este enigmático ser que es deleite de un poeta perdido en el tiempo, atrapado en el ostracismo de la vida y de la muerte. No se puede encontrar respuesta alguna pues las palabras son insuficientes para encontrar sentido a aquel amor que emana de tu corazón. Du…

Paradoja

Flor de la esperanza que emana del cielo, que acompaña a la luna, que se adueña de mi infierno. Flor que encandila a los poetas de antaño y enamora a los jueces del virreinato. Sortilegio de emociones que acompaña a los santos, que en santa procesión recorre las calles abandonadas con olor a adobe y quincha. Flor de la esperanza que del cielo emana, que calmas mi infierno, que provocas un verso nuevo. Es cruel la despedida, es magro el silencio. Es mágica la poesía, es eterno este anhelo. Calles abandonadas frente al viejo malecón que enamoran a cada transeúnte que recorren cada rincón. Poemas, versos e historias, que se corroen con el tiempo, que sobreviven al desaliento. Poemas, versos e historias, que suponen composición mágica e ilusoria. Composiciones de amor pastoril que acompañan la vista al sol y el recital a la luna. Desmedro de emociones que se arraiga frente al viejo malecón, con aquella estatua con aquella isla al fondo. Vieja banca, que el tiempo no arrebata, en donde un…

Despedida

Escueto sentimiento, que emana por el atardecer, que domina todo anochecer, es puro y cruel.
Escueto sentimiento, tras el cual nos encontramos, tras el cual nos marchamos, pasión pasajera y amor fenecido.
Nos volvimos a ver, solo nos cruzamos sin más. Fue tu adiós eterno, fue mi poesía sempiterna.
En altamar las pasiones se ahogan. En la noche, los amores se delatan.
¿Cuántas veces nos hemos extrañado? ¿Cuántas veces nos hemos evitado? Todo concierne algún final, todo procura a terminar.
Ya nada queda, ya nada prosigue. Es solo el adiós, es solo la despedida.
Finalizó la poesía, finalizó la historia. Muerta la trama, muerta la promesa.
Te mentiría, si te digo que amor no te guardo. Te mentiría si te digo que aún me desvelo por tu regreso.
Te mentiría si digo que renuncié a todo. Te mentiría si creyeras que estoy muerto.
Sin embargo, no hay historia perfecta ni verso eterno. Pues todo es proceso, todo es irreal.
Todo tiene un final, cada recuerdo queda almacenado. Bajo el umbral de la esperanza desfallece lo recitado.
Finalizó l…

Dedicatoria

Ya han pasado veinte años. Las hojas se han colocado amarillas y el polvo cubre la tapa. El olor a página corroída por el tiempo es un frenesí de emociones.
Los recuerdos dominan el corazón y diferentes suspiros emanan del interior. Abro las páginas de aquellos libros que quedan adheridos en el tiempo. Viejos tormentos y anhelantes sueños. Abro aquellas páginas que encierran pensamientos, poemas y viejas historias. Algunas cumplidas, algunas marchitas. Poemas dedicados al 28 de septiembre, como si persona fuera. Escritos esculpidos en los albores de mi juventud, colocados bajo el umbral de mi corazón. Frenesí de emociones que divergen entre amores y desilusiones. Viejas historias y odas que van con destino a la luna. Lágrimas que emanan del corazón y que se aferran a los suspiros que emanan de mi interior. Escrito sempiterno para aquel amor abnegado, otorgado a la luna, encandilado bajo la luz de las estrellas. 
Poemas de toda urbe. Desde aquel poema XXVIII hasta aquel que es "U…

Distancias

Hay distancias que separan cuerpos. Miles de kilómetros que separan corazones, besos y abrazos. Distancias que son imposibles de romper. Solo son espacios geográficos que rompen toda posibilidad de alcanzar algún sueño o anhelo.
Hay distancias tan profundas que ni una llamada logra calmar. Distancias perpetuas que son estigmas para quien aún anhela, aún añora. Aún cree o aún sueña. Distancias que no tienen sentido ni apariencia, distancias que marcan tiempo y espacio. Distancias que solo son cruz en una cumbre o estatua en una plaza. Modos estáticos que permanecen en el tiempo, modos eternos que sucumbirán con el pasar del tiempo. Solo las distancias aglomeran las emociones para decaer en fenecidas ilusiones que se aglomeran en la sala de estar del corazón y disfrutan del confort de un adiós. Distancias que golpean y acarician, como cruenta paradoja que enamora a quien la vislumbra con calma y esperanza.
Hay distancias tan complejas del cuerpo, pero que al fin y al cabo solo son espa…

Poesía

Cruel cúmulo de palabras que suponen la magia serena de corazones que mutan en oraciones, composiciones, tercetos, versos y olvidos pasajeros. Cúmulo de conceptos, definiciones y crepúsculos de ideas que convergen en el indescriptible arte de escribir, componer y declamar. Bella serendipia de elocuencia serena, de la aparición perfecta, de la inspiración anhelada. Creaciones que se expresan en figuras e imágenes llenas de colores, formas e ideales. 
¡Esta es la poesía!
Mágico arte de mutar palabras, de transmitir emociones. Eternidad momentánea, fragilidad esperada. Espontáneo eterno de un instante perfecto. El bello arte de la poesía, el don de la sensibilidad. Paradoja de almas que temen, de almas que transmiten. Mutaciones divergentes de diferente emoción. Poesía que extrapola los sentimientos más profundos, más sublimes, aquellos que quedan ocultos en los umbrales más recónditos del corazón. Historias sin fin y eternos instantáneos. Son la serendipia cruel de las lágrimas versada…

Te vas

Sin despedirte, sin anunciar, sin dar previo aviso, te vas.
Marchas de aquí, prosigues tu caminar. Tomas un rumbo diferente partes sin mirar atrás.
Coges tus sueños, tus ideales, aquellos malditos temores y te vas.
Anuncias tu marcha, con calma serena. Pues es el adiós un sempiterno retorno.
Un regresar a la memoria, a aquellas falaces promesas de interpretaciones escuetas de conversaciones pendientes.
Sin despedirte, sin anunciar, sin dar algún aviso, partes de aquí.
Marchas y te vas. Te despides de todos menos de mí.
Aunque el mundo sea redondo, aunque nos volvamos a encontrar, como dos hojas en el viento nos vamos a desconocer.
Silencio y promesa rota de aquellos amores inconclusos. Historias sin terminar ni un final dado.
Sola te vas, marchas a futuro mejor. Partes de aquí, te alejas de mí.
Vacía promesa, quebradizo corazón. Pues la rosa del amor marchitó y el adiós se consumó.

Blanca poesía

Blanca poesía, desde rima y verso, perpetua ironía, que se oculta en un beso.
Blanca tersura de alguna melancolía, de la locura eterna que se plasma al finalizar el día.
No se esconde la luna cuando la noche sea más oscura. No se esconde el amor cuando la vida sea más cruel.
No hay frialdad no hay duda. Solo existe el misterio y la ternura.
No es poesía no es confesión, es la blanca poesía que se recita al finalizar el día.
Pura melancolía oculta y discreta. Pura poesía, que desfallece y prevalece.
Paradoja inoperante de la blanca poesía que es muerte en el día, que es vida en la noche.
Poesía, dulce menester, blanca como tu alma, perfecto como tu ser.
Poesía, poesía, blanca poesía de mis noches frías.

Burla

Paradoja cruel, mortal, laxa y existencial.
Burla poética de aquella alma soñante, de aquel corazón pensante que muere sin ética.
Sueños irreverentes, relativos, falsos y prejuiciosos.
Matonesca forma de matar aquellos ideales de poesía. Asesino silencioso aquella indiferencia de cada día.

Familia

Satánica familia, contempladores de la luna, locura de naciones, estupor de pasiones.

Satánica familia, que se esconde en el vaivén de emociones. Elocuentes del amor, compañeros del dolor. Locuras y emociones que abren las puertas del corazón, narcotizados por la locura, embriagados por el claro de luna. Es una familia que no comparte lazos de sangre sino lazos del alma. Inquebrantables, incorruptibles.

Oscuros sentimientos, discretos secretos. Banal melancolía que se camufla en olvido y adiós. Que se disfraza de elocuente serendipia pasajera, que se abraza de recuerdos y sonrisas. Ocurrencias satánicas, de aquellas almas que divagan entre el ostracismo de alguna locura o la espontaneidad del Sr. Gato. Paradoja existencial de crueles bromas, de hermosas venganzas. Familia satánica que se esconde entre risas, lágrimas y silencios.

Todos unidos, aunque uno sea adoptado. Todos juntos, aunque algunos estemos locos. Todos juntos, aunque estemos perdidos. Todos juntos, al compás de la luna…

Sakura

Flor que no marchita, que no muere ni descansa. Flor de cerezo, que permanece viva, que esconde nuestra sangre. Elocuente flor, que de manera sencilla, percibe el adiós sin perder su belleza ni esplendor. Sakura del oriente, que baila al ritmo del viento, que se deleita con la luna de primavera. 
Mágica aparición que se deleita en las noches de primavera, cuna de composición poética, espacios de sollozo secreto. Silencio perpetuo que se abraza de las flores de cerezo, de aquellas que nacen blanca pureza, de aquellas que mueren rojo carmesí. Deleite de sangre en medio del adiós perpetuo de un amor callado, silenciado, abrumado. De aquel amor que muere, no en agonía, sino en la belleza y vitalidad. Tal cual como sakura de oriente.
Dulce melodía que se encarna en corazones corroídos por el miedo, silenciados por el dolor. Indiferencia que asesina toda esperanza, indiferencia que logra degollar todo amor, cruel indiferencia que silencia el último verso que se puede escribir en primavera.…

Conjugación

Conjugan los astros en medio del lienzo bicolor. Rojo por un lado, azul por el otro. Lienzo de mil colores tal como mente que divaga en el espacio. Conjugación de astros, colores y tiempos en medio del cielo, en el basto universo de metacolores que se camuflan con sentimientos recónditos, escondidos en mentes de metahumanos. ¡Grandeza sensorial!, aquella que en los ojos reposa. 
Recóndita morada que es lecho para aquel sentimiento que duerme en alguna promesa rota. En alguna prohibición estelar donde luna y sol se unen en prohibida pasión. 
En el infierno de la indiferencia, toda historia se consume entre cantos de arlequines, entre sollozos de melancólicos ángeles. Serendipia cursi que se expresa en el magnánimo lienzo azul. Algún narcótico brebaje que se consume lentamente, que se abraza del alma, que se diluye en el estómago. Algún narcótico brebaje que conjuga fantasía y temor en paradójica comunión que emana del muerto verso de amor. 
Conjugación de rimas, versos y fantasías. Co…

Sollozo del cielo

El cielo llora aquello que mi alma calla. Aquello que el alma no logra expresar ni curar. Silencio perpetuo de un sollozo sempiterno que se camufla entre diferentes versos. Infinitud de providencia poética que se diverge entre gotas de agua salada que golpean el rostro del caído, de aquel que se cansó de esperar y soñar. Aquel que a todo renunció con tal de amar y de componer versos de libertad.
Serendipia perpetua que ensalza la realeza y visualiza a la naturaleza muerta. Sollozo inmoral que supone desesperación y es verso perpetuo de un amor inconverso. No posee razón alguna, solo una melancolía. Es el adiós sempiterno de aquella que alguna vez se amó y en todo momento brindó algún consuelo. Consejos mudos de escuetas desesperanzas que engañan a la persona, que engalanan el alma. Dulce consuelo sin despertar aparente, sin vestigio elocuente. Es el amor una simple razón de nostalgia en medio del bullicio de la mortandad que se viste de gala. 
¿Qué es el amor? Un golpe a la razón y e…

Estaciones

Migraña que se genera, por aquel cambio climático, que surge en el vaivén de las estaciones. Sugerente cambio de temperatura, que baila con el sonido del viento y el fenecer de las hojas. Dulce socorro nocturno, la luna que se aproxima, en cualquier momento de la vida, aunque sea otoño o invierno, primavera o verano; similares o antagónicos. Somos las hojas secas, marchitas por el clima o el tiempo, que bailan a ritmo de los vientos, que sucumben con la lluvia o el sol.
Versatilidad de sentimientos que emanan del corazón, susurros de voces angelicales que se pierden en el tiempo y divagan por el espacio. Emociones diversas que mueren cuando el sol desaparece por el horizonte y la luna sale de su ostracismo para pintar de tenue luz el lienzo oscuro de la mágica noche de las mil estaciones. Poeta que se encandila, divaga y embriaga; con cada recuerdo y con cada poema. Calabozo de diversas historias que se relatan con el tiempo, que se pierden en el horizonte. Zozobra elocuente que eman…